Blog

Sobreviviendo diciembre, un día a la vez

Tips para sobrevivir a las actividades de fin de año
Foto de Engin Akyurt

Cierre de etapas y ciclos múltiples, visitas o encuentros con seres queridos, organización de las celebraciones de Navidad y Año Nuevo, y también las vacaciones. Sentimientos encontrados, balances de todo tipo, y tanto más.

Al mismo tiempo, seguís trabajando, cuidando a tu familia y a tu propia persona. ¿Cómo hacer para tener tiempo para todo y además disfrutarlo?

Diciembre puede parecer infinito si no gestionamos nuestro tiempo de modo estratégico y aprendemos a priorizar, y más aún luego de 3 años tan intensos.

Por eso, hoy nos proponemos ayudarte, y ayudarnos, con algunas recomendaciones para atravesar con el mayor bienestar posible lo que queda del año. Sugerencias tomadas del podcast The Everything Else, de nuestra Chief Culture Officer Vera Babat y su cohost Mercedes Remedi, directora de Learninc.

De un modo u otro, todos nos sentimos hoy muy fatigados y extenuados. Se trata de un cansancio fundamental, que permanentemente y en todas partes acompaña nuestra vida como si fuera nuestra propia sombra. Durante la pandemia nos sentimos incluso más agotados que de costumbre”, expresó el filósofo Byul Chun Han, uno de los pensadores y ensayistas más destacados de la era actual.

Son muchas las personas que están experimentando estrés postraumático en la actualidad y diferentes tipos de trastornos. ¿Pero qué es el estrés postraumático? Según el National Institute of Mental Health (NIH), algunas personas lo desarrollan “después de experimentar un hecho impactante, aterrador o peligroso”.

El estallido de la pandemia ha sido algo definitivamente impactante, aterrador y peligroso a nivel mundial. Y sentir miedo es algo completamente inherente al ser humano.

NIH lo explica de la siguiente manera: “Es natural sentir miedo durante y después de una situación traumática. El temor forma parte de la respuesta normal de ‘lucha o huida’ del cuerpo, que nos ayuda a evitar o a responder ante un posible peligro. Después de un acontecimiento traumático, algunas personas pueden experimentar una variedad de reacciones, pero con el transcurso del tiempo la mayoría superará sus síntomas. A aquellas personas que continúan experimentando síntomas se les puede diagnosticar trastorno”.

En esta línea, la Organización Mundial de la Salud publicó en enero de 2021 que durante la pandemia se han registrado tasas relativamente altas de síntomas de ansiedad (6–51%), depresión (15–48%), trastorno de estrés postraumático (7–54%) y sufrimiento psicológico no específico (34–38%) en China, Dinamarca, España, Estados Unidos, Irán, Italia, Nepal y Turquía.

Además, reveló que el 93% de 130 países estudiados informaron “haber sufrido disrupciones en uno o más de sus servicios para trastornos mentales, neurológicos y de consumo de sustancias adictivas”.

Y con toda esta carga, nos paramos en el aquí y ahora. ¿Cómo hacerlo sin sentimientos encontrados? Por lo que pudimos hacer y por lo que no. Por los que están, y los que ya no… En el mundo entero. ¿Qué puede ser más fuerte que diciembre y las fiestas de fin de año luego de dos años tan complejos?

Con todo, encontrarse, abrazarse y celebrar el momento presente puede ser renovador. Pero también muy estresante si no logramos gestionar nuestro tiempo y nuestras emociones de manera constructiva.

“Ojala la pandemia nos haga darnos cuenta de que ya la mera presencia corporal del otro tiene algo que nos hace sentir felices, de que el lenguaje implica una experiencia corporal, de que un diálogo logrado presupone un cuerpo, de que somos seres corpóreos”.

Byul Chun Han

Recomendaciones para priorizar las actividades de fin de año

Te compartimos una lista de tips de Vera y Mercedes del podcast The Everything Else, que seguro serán de utilidad en estos días decembrinos un tanto caóticos:

1. Expresa tus sentimientos

No estás solo ni estás sola, y es bueno que lo sepas. Puedes sentir que lo estás, pero no es así. Somos muchas las personas que nos sentimos un poco “extrañas” por estos días. Busca gente con la que sientas que puedes conectar y construir puentes, contales lo que te pasa. ¡Compartir tu pena la aliviana!

2. Adapta las tradiciones a tu persona

Las tradiciones son importantes, los rituales son parte de nuestra experiencia como seres sociales. Nos unen, nos brindan sentimientos de pertenencia a algo más grande que uno mismo. Nos permiten ser parte de la comunidad.

Sin embargo, a veces podemos sentir incomodidad con algunas de ellas. En esos casos, adáptalas a tus formas de hacer las cosas, a tus modos y creencias. ¿Para qué seguir mandatos que no nos hacen felices?

Busca personas con las que compartas cosas básicas. Hay cosas que nos pueden unir, como ser el amor por la música, por los deportes, cosas que tengan en común… Incluso el mismísimo deseo de hacer algo por los demás. Es ahí, en los puntos en común, donde se pueden surgir grandes amistades.

¡Cuánta presión hay sobre con quién y cómo pasar estos días! Pero no te olvides: eres tú quien elige. La familia no siempre es necesariamente sanguínea, es la que cada cual construye. Tu comunidad. Vos elegís quién la forma.

3. Sé claro y explícito con tus prioridades

Estamos atravesando días un poco caóticos: reuniones familiares, cierres de ciclo escolar y de diferentes etapas, niños y niñas de vacaciones, organización de fiestas de fin de año y vacaciones. Y, tal vez, también visitas de personas cercanas que quieres disfrutar después de casi 2 años en que los encuentros físicos no estuvieron a la orden del día.

Es importante ser explícitos, construir puentes con otros y marcar las expectativas realistas. Generar acuerdos con la familia, las amistades, en el trabajo, y también con vos mismo o con vos misma, internamente.

No sirve de nada no estar donde queremos estar y no hacer nada al respecto, solo nos hace sentir mal. Estar donde quieres estar es un gran indicador de salud mental.

4. Toma tiempo para ti

Foto de Ian Schneider en Unsplash

Las fiestas no son vacaciones y lo sabemos. Tal como dice el filósofo Byul Chun Han, estamos en la sociedad del cansancio, del burnout, de la autoexplotación, y necesitamos tomarnos tiempo.

En el trabajo, por ejemplo, no tomarnos tiempo lleva a que parezca que estamos muy comprometidos con nuestras labores, pero a un costo demasiado alto. Tan costoso que podríamos llegar al punto en que sentimos que la única solución es empezar de cero. Renunciar. Borrón y cuenta nueva.

Durante la pandemia, millones de personas han renunciado a sus puestos, movimiento conocido hoy como “The big resignation”. Entonces, si es posible evitarlo, si estás en un lugar que te lo permite, ¿cómo no hacerlo?

5. Acepta tus pérdidas

No apartes tus sentimientos. Date lugar para conectarte con la nostalgia; recíbela e incluso celébrala. ¿Por qué? Porque pudiste experimentarlo, y eso es muchísimo. Tener esa capacidad de sentir profundamente, haber podido vivenciar un amor tan grande, de cualquier tipo que este sea, es para celebrar.

La buena noticia es que podemos pensar al amor y esperanza como recursos renovables.

Es cierto que por momentos se agotan. Pero pueden volver. Si vislumbras que no estás pudiendo experimentar tu capacidad de disfrute y no sabes cómo recuperarla, es importante consultar con un profesional de salud mental para que pueda ayudarte.

6. Hazte cargo de las decisiones que tomas

Si no quieres pasar las fiestas en comunidad con otros y optas por quedarte en tu casa mirando Netflix como si fuera un día normal, está bien. Pero no lo hagas sin creer que tu elección no tendrá impacto.

Algunas decisiones para situaciones momentáneas pueden tener efectos duraderos. Y es necesario pensar en qué es lo que significan para otras personas, que son las que te acompañan el resto del año.

También existen los puntos intermedios. Puedes decidir hacer un esfuerzo, tomarlo como un desafío personal, y hacerte preguntas cómo cuánto aprendiste a que no te afecten tanto estas ocasiones desde el año pasado.

Si preferís no asistir a eventos sociales en estos días, pero tampoco tienes ganas de padecer el costo que eso trae aparejado, es un buen momento para pensar en cuál podría ser un punto intermedio posible más feliz para vos y tus seres queridos.

Si decidís estar ahí, sé amable, con vos mismo y con lo demás. Y no te olvides: nada es perfecto, ya vendrán otras noches que te gusten más. La flexibilidad es muy importante.

7. Balance de fin de año

Por estas fechas, pareciera que todas las personas están reflexionando y pasando lista. Ojo con esos balances de fin de año. Sí, puede ser una buena oportunidad para hacerlos, pero si sentís que no es el momento, está bien igual. No te fuerces.

Según Forbes, menos del 25% de las personas mantienen sus resoluciones después de 30 días. Y solo el 8% de las personas cumplen las resoluciones realizadas en Año Nuevo.

Claro que son importantes los momentos de pausa y reflexión. Pero tal vez el mejor momento no es ahora, en diciembre, con tantas cosas. Quizás tu momento para hacer el balance es otro, no dejes que nada te presione en este sentido.

8. Mantra de supervivencia: “Son solo un par de noches”

Como ya vimos, todo lo que representa diciembre, y lo que implica, puede ser inmenso.

Sin embargo, si te detienes un momento, verás que son solo unos días, solo un par de noches. Y las celebraciones, solo algunas horas. Todo sigue como era después de eso.

No te olvides de ello, repítelo como un mantra.


¡Escucha ahora el episodio especial “Sobrevivir a diciembre”! 🎙👇

Si estás por irte de vacaciones y eso te genera ansiedad, tenemos un episodio entero dedicado a este tema. ¡Disfrútalo aquí!

¡Síguenos en LinkedInTwitterFacebookInstagram y YouTube para ser parte de nuestra comunidad y enterarte de más consejos de bienestar y habilidades para una vida plena!

163 / 175